Make your own free website on Tripod.com

Paradoja 21 Century
MILAGROS ROIBON

Home

ANTOLOGIA DE LA NUEVA POESIA HISPANOAMERICANA
LILIANA ALEMAN
BEATRIZ EUGENIA ANDRADE ITURRIBARRIA
EDGAR E. RAMIREZ MELLA
ROBERTO BIANCHI
NINA REIS
TERESA CORASPE
XINIA MARIE ESTRADA
MILAGROS ROIBON
ARLEN REGUEIRO MAS
ADOLFO M. VACCARO
FRANCIS SANCHEZ RODRIGUEZ
POETAS TRADUCIDOS

 

Biografía:

Mi nombre es María Milagros Roibón. Nací en la ciudad de Rosario (Argentina). Soy abogada y una de las creadoras del portal literario Poetas en la red (www.poetasenlared.com.ar). Algunos de mis poemas aparecen en diversos sitios y páginas Web.

E-mail:  maria_roi@hotmail.com

              milagros@lapachogestion.com

 

Poemas

 

Extranjera

 

Cuando venga a buscarme,

díganle:

Se ha mudado.

Oliverio Girando

 

I

La soledad de este país se maquilla de girasoles blancos, de margaritas asomando a la azotea, o tal vez, sea la incongruencia del dolor mitigada por la tarde o por el anochecer de tu cuerpo.

 

II

¿Quién sabe que temprana actitud o qué destello aguarda bajo tu piel imperfecta, bajo el rasguño silente de tus pezones, de tus dedos mancillados por el viento o, tal vez, sólo se trate de alguna enfermedad en busca de su nombre?

 

III

Dicen que a tu tierra no llegan los barcos y que tampoco nevará en septiembre ni en primavera. La otra mujer, la que oxigena tus huesos, la que corroe tu carne, ronda fantasmas, atenta, acechando.

 

IV

A veces, sólo son pájaros dormidos, un páramo de narices frías o la sonrisa aún inmadura que, sin embargo, delata el paso del tiempo. A veces, sólo se trata de reinventar noches y de supurar falsos dioses de este lado de la cama.

 

 V

¿Acaso, fuiste invitada a dialogar con tu sombra, a cerrar todas las ventanas? Quizás, sea el momento de parir tu alma en cuotas para que comprendan la injusta necesidad de ser extranjera en tu propia tierra. 

 

 

 

 

Descreimiento

 

I

Vinimos al mundo y nos vamos como vinimos:

inválidos, pequeños, desnudos. 

 

II

No creo en la necesidad de construir un altar

de falsas especulaciones, colgar del péndulo,

cepillar un reloj y fingir que sonreímos

cuando sonreír no es más que mostrar

la desilusión de los dientes.

(cariados por las circunstancias)

 

III

Uno se hace libre, inventa un país,

una dirección. Se acomoda al fluir

de las cosas hasta que la corriente

se vuelve más fuerte y lo estrangula.

  

 

IV

Y si tiene suerte,

muere sin darse cuenta

de lo banal de la historia,

de la fungible de los sueños.

 

V

Entonces,

aparece la memoria,

el tiempo descascarado de imágenes,  y algo de nosotros se queda colgado del espacio indescifrable, aquel que fractura la esencia de cielos y demonios.   

 

 

 

Otoño

 

Rubor silente de paisajes desnudos,

 

las miradas ocres de una mujer,

cabelleras de viento pincelan

 

avenidas, humedad

 

del tiempo,

 

y ayer, ayer 

 

 

 

Miseria

 

Especialmente,

no mirar, pero si mira,

hacer como si nada:

ojos, bocas y manos

herméticamente

cerrados.

 

 

 

Debajo de esta piel

 

Debajo de esta piel, un falso dios,

una peligrosa amputación de mí,

un peso circular de dedos sin morder,

cadencia huyendo de este cuerpo.

(debajo de esta piel, mi soledad)